Gustavo Gimeno, determinación, fuerza y sensibilidad

Alexis Moya / Fotos: Revelarte

21-12-2018 08:00h


El valenciano dirigirá a la Orquesta de la Comunidad Valenciana (la Novena de Mahler) el 25 y 26 de mayo en Valencia y Castellón.



El director valenciano es una de las batutas con más proyección en el panorama internacional. Sus manos empezaron percutiendo pero desde 2012 esbozan la música con prestigiosas formaciones de todo el mundo. Ofreció un concierto recientemente en el Palau de la Música con la Orquesta Filarmónica de Luxemburgo en una exitosa gira tras su reciente nombramiento como titular de la Orquesta Sinfónica de Toronto a partir de 2020. Su nombre se barajó para liderar la Orquesta de Valencia y no deja de sonar para dirigir la Orquesta de la Comunidad Valenciana (OCV) de Les Arts.


Gustavo Gimeno (Valencia, 1976) desarrolla una brillante carrera artística, inspirada en grandes maestros, que se consolida de manera meteórica ante el asombro de grandes músicos.El prestigioso pianista y director Daniel Baremboim aseguró al crítico Pablo L. Rodríguez: “Es magnífico. Mire que he visto en mi vida directores de todos los colores, tamaños y niveles. Pero es muy raro encontrar uno tan bueno, tan serio y tan musical”. Poco hay que añadir.


El músico valenciano lidera la Orquesta Filarmónica de Luxemburgo desde 2015 y en septiembre se conoció su nombramiento como titular de la Sinfónica de Toronto. Comenzó en la percusión y su carrera artística en la dirección se inicia en 2012 de manera fulgurante, fue asistente de Mariss Jansons, Bernard Haitink y el gran Claudio Abbado, tres grandes referentes para él. Ha dirigido a reputadas formaciones en Europa, América y Asia.


Gimeno realizó una gira en España con la formación luxemburguesa (San Sebastián, Madrid, Valencia y Oviedo) en la que cosecharon el reconocimiento de la crítica y del público. Para este periplo eligió un repertorio con obras de Beethoven, Mahler, Chaikovski y Bartók. En Valencia abordó el Concierto para violín y orquesta de Beethoven y la Sinfonía número 4 de Mahler, un compositor por el que siente especial debilidad, “lo he mamado porque estudié en Amsterdam, lo toqué muchas veces en el Concertgebouw”, y lo hizo con grandes directores y una orquesta que tiene tradición de interpretarlo.


“Es muy importante para mí haber tenido acceso a las partituras que utilizó Willem Mengelberg a principios de siglo XX”. Hay anotaciones con observaciones de Mahler que son “una herramienta en el estudio de esta música”. Mengelberg, director del Concertgebouw de 1895 a 1945 y amigo del compositor, fue decisivo en la introducción de su música en los Países Bajos. El conocimiento y la maestría de Gimeno con Beethoven también está acreditada y reconocida.


Con la soprano sueca Miah Persson y la violinista noruega Vilde Frang está muy satisfecho, “las dos son maravillosas y hacen el trabajo muy fácil y agradable; me siento muy contento de tener esta gente a nuestro alrededor”. La interpretación de las dos fue muy celebrada por el público que llenaba el auditorio valenciano.


Orquesta Sinfónica de Toronto


Gimeno asegura que su nombramiento como director de la Orquesta Sinfónica de Toronto “me motiva mucho, me dio mucha alegría. Es un paso importante con muchos alicientes, nos toca trabajar duro y hacerlo lo mejor posible”. Los responsables de la formación canadiense están muy satisfechos con su nombramiento por su carisma y creen que "hará crecer a nuestros músicos y ampliará el perfil cosmopolita de esta gran ciudad". Y eso es muy valorado por el director, “no me siento solo, esto es muy importante en mi profesión; notar el calor, la motivación de la gente que te rodea de cara al futuro me da mucha más ilusión y energía para afrontar el reto con entusiasmo”.


Gimeno pasará trece semanas al año en Toronto a partir de septiembre de 2020 con un contrato que le vincula hasta 2025. Fueron meses de espera hasta que se tomó la decisión y se comunicó.


Tiene muchas razones para estar ilusionado y de que “se abriera esa puerta hacia el futuro en mi vida, lo encuentro muy enriquecedor a todos los niveles; musicalmente es una orquesta que me gusta mucho, con muy buena gente”.


La admiración que sentía fue primordial, “desde mi primer ensayo me encontré en el sitio adecuado, me sentí entendido e identificado con su forma de hacer música”, y apunta a la relevancia de la institución “en una gran ciudad fascinante, multicultural, bonita... con una energía muy especial, muy activa culturalmente”.


Europa y América


En los próximo años desarrollará su labor en Luxemburgo y Toronto y esto le obligará a replantearse las múltiples colaboraciones que realiza con grandes formaciones de todo el mundo, “el año no se puede estirar, se inicia una nueva fase en la que aspiro a profundizar en el trabajo con los músicos y con las instituciones de las que soy responsable”. Los conciertos como director invitado en otras orquestas “se van a reducir al mínimo, el tiempo no da para más”.


Su nombre se barajó para liderar la Orquesta de Valencia del Palau de la Música que ocupó el valenciano Ramón Tebar y no deja de sonar para dirigir la Orquesta de la Comunidad Valenciana (OCV) del Palau de les Arts, en la que una encuesta reveló que sus músicos preferían que Gimeno fuera el director. Pero sobre la posibilidad de ser director de otra orquesta indica que “mi disponibilidad se va a reducir al mínimo para otros sitios”.


Con Jesús Iglesias al frente de la dirección artística de Les Arts con quien Gimeno ha hablado y mantiene contacto; Roberto Abbado, actual director musical, que termina contrato en 2019 y los conciertos en los que dirigirá a la OCV (la Novena de Mahler) el 25 y 26 de mayo en Valencia y Castellón es más que probable que vuelvan los rumores.


Gimeno asegura con ironía que “no hay ninguna novedad en este sentido, eso es cosa vuestra, es parte de vuestra profesión; la mía es hacer música”. Un aviso para los que llegaron tarde: termina su contrato en Luxemburgo en 2022, aunque Iglesias y muchos responsables de auditorios habrán tomado nota.    


Grabaciones y ópera


Con el sello discográfico holandés Pentatone de música clásica ha grabado junto a la formación luxemburguesa cinco discos en tres años con obras de Stravinski, Shostakóvich, Bruckner, Ravel y Mahler. Una colaboración que el director tilda de fructífera y que supondrá “nuevos proyectos discográficos”.


Sigue dando espacio a la ópera en una agenda que ocupa en su mayor parte el repertorio sinfónico, “me gusta mucho hacer ópera pero el tiempo es el que es”. Estrenó Rigoletto en París con la Orquesta de Luxemburgo en octubre, “funcionó todo muy bien y volveremos la temporada próxima”; y debutará con esta obra de Verdi en la Ópera de Zúrich en enero de 2019 “con profesionales de muy alto nivel, se respira un ambiente único”; y subraya, “es un sitio que le tengo ganas”.


Con la Filarmónica de Luxemburgo seguirá colaborando con destacados artistas residentes, directores invitados y solistas. Hay programados varios conciertos con las pianistas francesas Katia y Marielle Labèque en Salzburgo y Eindhoven en marzo de 2019 y también realizará una gira junto a la pianista china Yuja Wang por numerosas ciudades europeas en junio del próximo año.


Icono de sociedades musicales


Gimeno podría ser uno de los iconos o mascarones de proa de las sociedades musicales valencianas, un mundo que vivió y conoce de cerca, su padre fue director de la Unió Musical de Torrent (1981-1996), y cuando se le pregunta si es uno de los gustavos Dudamel del movimiento asociativo valenciano dice que el reconocido director, que salió del Sistema Nacional de Orquestas de Venezuela, “es especial y único, estamos hablando de uno de los mejores del mundo, palabras mayores”.


Al comparar los dos colectivos y comentarle la iniciativa para presentar la candidatura de las sociedades musicales al Premio Princesa de Asturias, que ganó El Sistema en 2008, afirma que “en cuanto al número, la cantidad de músicos y la educación musical, sí. Pero las bandas y las orquestas son diferentes, también el repertorio y la tradición”. A su juicio, Abreu, Dudamel y otros muchos ingredientes hacen que un proyecto sea único, “tenga especial visibilidad, influencia y que haya calado en todo el mundo”.


Gimeno cree que la labor de las sociedades musicales es “fantástica y positiva” por la cantidad de jóvenes y afición musical desarrollada en tantos municipios pero “no es exactamente lo mismo que en Venezuela por varias razones”. El Sistema ha contado “con profesores de la Filarmónica de Berlín” y otras formaciones que les han enseñado y marcado un camino. “Es un fenómeno difícilmente comparable”.


Volver a Valencia


El director volvió a Valencia, su casa, tras su último concierto en 2016, “se respira otro aire, es la ciudad donde he crecido, mi cultura, es innegable lo que te marca tu infancia”. Actuar en el Palau de la Música, que le dedicó largos aplausos en el concierto, en una sala que conoce desde niño y ante su gente le produce sensaciones diferentes, “da mucha alegría, motivación, ilusión...” También admite que es más extenuante por los compromisos, y paellas (risas), que trata de atender, pero aún así confiesa, “me alegro mucho de estar aquí”.


Su futuro está trazado con la misma determinación y sensibilidad (vean su mano izquierda en los pasajes lentos), no exenta de fuerza y precisión, que conduce una orquesta. Dibuja las notas en el aire con las manos que han recogido el testigo y la excelencia de sus maestros y las que le ayudaron a asir y reivindicarse en las oportunidades que se le presentaron; las manos que esbozan la música.

Gimeno en un concierto en el Palau de la Música de Valencia. Autor: Revelarte

Compartir en Twitter

Administración:

C/ 525 núm.9 - 46182 Paterna - Valencia
96 132 33 75 - De lunes a viernes de 9:00 a 14:00h
606 016 371
Redacción y noticias:
noticias@lasbandasdemusica.com
Administración:
administracion@lasbandasdemusica.com
Publicidad y relaciones institucionales:
promocion@lasbandasdemusica.com

Suscripción:

© La Traca Publicacions Valencianas, s.l.   |   Aviso Legal   |   Politica de Privacidad   |   Contacto   |   Publicidad y Promoción